Al comienzo del Año Nuevo

1 01 2010

Ruega  por  tus hijos, también por los concebidos y  no nacidos.                                  

Con la Solemnidad de Santa María Madre de Dios comenzamos un nuevo año. Nos ponemos bajo la protección de la Medianera de todas las gracias y desde este blog le rogamos por España, país desde el que editamos este blog,  especialmente  para que esta sociedad enferma sane y la cultura de la muerte se convierta en cultura de  vida, en todos los sentidos, también de vida de gracia.   

El Papa Benedicto XVI presidió ayer a las seis en la Basílica Vaticana las primeras Vísperas de la Solemnidad de María Santísima Madre de Dios, con la adoración del Santísimo Sacramento, el canto del tradicional himno del Te Deum de acción gracias y la bendición eucarística. El Pontífice llegó en procesión al altar de la Confesión mientras el coro cantaba el himno Tu es Petrus. En su breve homilía, el Santo Padre afirmó: «Con la encarnación del Hijo de Dios, la eternidad entró en el tiempo y la historia del hombre se abrió a su plenitud en el absoluto de Dios. El tiempo ha sido –se puede decir–“tocado” por Cristo, el Hijo de Dios y de María, y de él ha recibido un significado nuevo y sorprendente: se ha convertido en tiempo de salvación y de gracia». «Es precisamente en esta perspectiva –continuó Benedicto XVI– cómo debemos considerar el paso de un año a otro, para poner nuestra vida bajo el signo de la salvación y para agradecer a Dios habernos dado “’la insólita posibilidad” de ser sus hijos».

Algunos extractos han sido obtenidos del portal Infocatólica


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: