Veni Domine et noli tardare

29 11 2010

 

“La solemne música sacra con coro, órgano, orquesta y canto del pueblo no es un agregado que enmarca o hace agradable la Liturgia, sino un importante medio de participación activa en el culto”

Benedicto XVI

 

Anuncios




Sobre el Adviento

25 11 2010

Extraído del Catecismo Mayor de san Pío X

1. ¿Porqué se llaman Adviento las cuatro semanas que preceden a la fiesta de Navidad? – Las cuatro semanas que preceden a la fiesta de Navidad se llaman Adviento, que quiere decir advenimiento o venida, porque en este tiempo la Iglesia se dispone a celebrar dignamente la memoria de la primera venida de Jesucristo a este mundo con su nacimiento temporal.

2. ¿Qué propone la santa Iglesia a nuestra consideración en el Adviento? – La santa Iglesia en el Adviento propone a nuestra consideración cuatro cosas: 1.ª, las promesas que Dios había hecho de enviar al Mesías para nuestra salvación; 2.ª, los deseos de los antiguos Padres que suspiraban por su venida; 3.ª, la predicación de San Juan Bautista, que preparaba al pueblo para recibirle exhortando a penitencia; 4.ª, la última venida de Jesucristo en gloria a juzgar a vivos y muertos.

3. ¿Qué hemos de hacer en el Adviento para conformarnos con las intenciones de la Iglesia? – Para conformarnos con las intenciones de la Iglesia en el Adviento hemos de hacer cinco cosas: 1.ª, meditar con viva fe y con ardiente amor el gran beneficio de la Encarnación del Hijo de Dios; 2.ª, reconocer nuestra miseria y la suma necesidad que tenemos de Jesucristo; 3.ª, suplicarle venga a nacer y crecer espiritualmente en nosotros con su gracia; 4.ª, prepararle el camino con obras de penitencia, especialmente frecuentando los Santos Sacramentos; 5.ª, pensar a menudo en su última espantosa venida, y a la vista de ella ajustar a su vida santísima la nuestra, a fin de tener parte en su gloria.





Fiesta de Cristo Rey

21 11 2010

 

CARTA ENCÍCLICA QUAS PRIMAS





¿Y el Motu Propio en España?

20 11 2010

El artículo siguiente, que suscribimos en su totalidad, está tomado del blog Fides et Ratio :

Pasa el tiempo y la cosa sigue tal cual, esto es, los fieles pidiendo la celebración con los libros litúrgicos del Misal tridentino, y los Obispos españoles, midiendo con regla cada una de las palabras del Motu Proprio Summorum Pontificum. En vez de tener un corazón amplio con el que recibir el documento papal, ponen trabas a la celebración de la Misa en una lectura restrictiva del Motu Proprio.

Todavía en España no se comprende el acto de gobierno del Papa, que ha dicho ¡hasta aquí llegó», el golpe en la mesa que ha dado en materia litúrgica. El Motu Proprio, no es otra cosa que poner negro sobre blanco lo que el otrora Cardenal Ratzinger había dicho por activa y por pasiva, es decir que la reforma litúrgica realizada en el año 1.969 era más un mecano que una renovación – profundización de la Liturgia de la Iglesia.

El giro litúrgico de 180 º que rompe con la tendencia anterior de Juan Pablo II, se palpa en cada una de las Misas celebradas por Benedicto XVI. A día de hoy, se comprueba en la recuperación de la forma piadosa de comulgar, donde la comunión en la mano es más un arqueologismo que una profundización en la forma de recibir al Señor, o en el uso del latín, que a día de hoy sigue siendo el idioma de la Iglesia, no lo olvidemos.

A pesar de las catequesis que el Papa ofrece continuamente, el impacto que han producido son mínimos, especialmente por la racanería con la que ha acogido el episcopado español. Es cuestión de darse una vuelta por las parroquias y comprobar, con tristeza, la manera en la que se administra y se recibe al Señor, la falta de reclinatorios o las mesas de altar que parecen haber sufrido los efectos de un huracán: ni la Cruz en el centro, ni los seis candeleros, tres a cada lado de la cruz. Así es.

Ciertamente los obispos quieren acabar con los abusos litúrgicos, no obstante para ellos la cuestión litúrgica es secundario – ¿cuánto tiempo van a tardar en cambiar el «pro multis»? –.

El pasado Domingo, Monseñor Asenjo dirigió unas palabras a los miembros de la Adoración Nocturna reunidos en la jornada de oración anual. El prelado mostraba su preocupación en recuperar el culto eucarístico, tan pauperizado. Ponía por ejemplo la rapidez con la que los fieles salen del templo al acabar la Misa, o los pocos que se arrodillan durante la consagración. Monseñor Asenjo tiene razón, pero esto nos lleva a preguntarnos si la celebración de la Misa con los libros litúrgicos del Beato Juan XXIII – un Papa tradicional en materia litúrgica, aunque nos quieran vender lo contrario – no produciría esta regeneración de la piedad eucarística y de la vida eclesial.

Cada vez más voces en la Iglesia se alzan denunciando lo que supuso el Novus Ordo en la Liturgia. Parafraseando al Cardenal Ratzinger, la destrucción de un edificio y la reconstrucción de uno nuevo aprovechando los materiales del antiguo. La metáfora no puede ser más ilustrativa.

España, sin embargo, es diferente.

Habrá que esperar una nueva hornada que no tenga la deformación de los actuales.

¡Qué el Señor tenga misericordia de nosotros!

 






Jornada Mundial de la Juventud 2011

15 11 2010

Leemos en la web Una Voce Málaga lo siguiente:

Al igual que en Colonia y Sidney, en la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid 2011 habrá lugar para la Forma Extraordinaria del Rito Romano, para los jóvenes peregrinos tradicionales y para todos los que quieran acercarse a esta forma litúrgica. Puestos en contacto con la Secretaría General de la JMJ 2011 Madrid, nos comunican amablemente que el próximo año se concretará el templo designado para atender las peticiones que ya han recibido, y que reunirá las características para la digna celebración de esta forma litúrgica.

 

Esta noticia no deja de ser un signo más  de la naturalidad con la que debe aceptarse la  Liturgia Tradicional  en el seno de la Iglesia.  Ojalá en todas las diócesis haya pronto esta normalidad.





El Santo Padre en España

5 11 2010

Desde este humilde blog manifestamos nuestra alegría  por la inminente visita del S.S. Benedicto XVI a España, concretamente a Santiago de Compostela y a Barcelona. Deseamos y rezamos para que la presencia del Vicario de Cristo en nuestro país produzca abundantes frutos, sobre todo  espirituales.

Sea bienvenido, Santidad.





Indulgencia por los Fieles Difuntos

2 11 2010

“La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados, en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones consigue por mediación de la Iglesia, la cual, como administradora de la redención, distribuye y aplica con autoridad el tesoro de las satisfacciones de Cristo y de los santos”. Catecismo de la Iglesia Católica N.1471

 

Enchiridion indulgentiarum

2 DE NOVIEMBRE – CONMEMORACIÓN DE LOS FIELES DIFUNTOS

Visitas a Iglesias u Oratorio:

Se concede indulgencia plenaria, aplicable sólo a las almas del purgatorio, a los fieles cristianos que, el día en que se celebra la Conmemoración de todos los Fieles Difuntos, visiten piadosamente una iglesia u oratorio.
Dicha indulgencia podrá ganarse o en el día antes indicado o, con el consentimiento del Ordinario, el domingo anterior o posterior, o en la solemnidad de Todos los Santos.
En esta piadosa visita, se debe rezar un Padrenuestro y Credo.

1 AL 8 DE NOVIEMBRE:

Visitas al cementerio:

Se concede indulgencia plenaria, aplicable sólo a las almas del purgatorio, a los fieles cristianos que visiten piadosamente un cementerio y oren por los difuntos. Durante los demás días del año se concede indulgencia parcial.

 

Para ganar una indulgencia plenaria, además de querer evitar cualquier pecado mortal o venial, hace falta cumplir tres condiciones:

  • Confesión sacramental
  • Comunión Eucarística y
  • Oración por las intenciones del Papa.
  • Las tres condiciones pueden cumplirse unos días antes o después de rezar o hacer la obra que incorpora la indulgencia, pero es conveniente que la comunión y la oración por las intenciones del Papa se realicen el mismo día rezando a su intención un solo Padrenuestro y un Avemaría; pero se concede a cada fiel la facultad de orar con cualquier fórmula, según su piedad y devoción.La indulgencia plenaria únicamente puede ganarse una vez al día, pero el fiel cristiano puede alcanzar indulgencia plenaria in artículo mortis, aunque el mismo día haya ganado otra indulgencia plenaria