Abusos Litúrgicos (II)

25 01 2011

Según el diccionario de la  Real Academia Española la palabra Rito significa, entre otras acepciones, Conjunto de reglas establecidas para el culto y ceremonias religiosas.  Hoy en día, son muchos en nuestra Diócesis de Canarias los que han perdido la consciencia de que la Misa es un rito, una celebración sagrada. Cabe subrayar que Cristo instituyó el sacramento de la Eucaristía en una celebración ritual como era la ceremonia religiosa de la cena pascual. Este no entender la Misa como un rito propicia que muchos no vean la necesidad y obligación de observar  las normas, ni se percaten de la gravedad y consecuencias de transgredirlas.  Así,  en muchos lugares, la Misa según el Novus Ordo se ha convertido simplemente en una celebración fraternal donde el cómo se celebra es muy secundario y no se le reconoce relación con lo que se celebra.  No es de extrañar, por tanto, que los abusos litúrgicos, permítannos la expresión, proliferen como hongos.

Nuevamente enumeramos  los abusos:

  • Variación de las palabras consacratorias. Esta gravísima transgresión litúrgica se está extendiendo cada vez más, sobre todo después de que se permitiese la utilización del “ustedes” en lugar del “vosotros” en el resto de la celebración.
  • No utilización de la casulla. Preceptiva en el sacerdote celebrante.
  • Vasos sagrados de materiales expresamente prohibidos: cerámicas, arcillas, madera…
  • Simultaneidad en la presentación de pan y el vino. La creatividad de muchos les lleva a fusionar oraciones.
  • Omisión del lavabo.
  • Variación del texto del misal omitiendo, añadiendo o modificando.  Ejemplo:  Orad hermanos para que este sacrificio mío y vuestro…. es transformado en  Orad hermanos para que este sacrificio nuestro… evidentemente se anula la especificidad del sacerdocio ministerial del sacerdote y el sacerdocio común de los fieles.
  • Disposición inadecuada del altar: utilización de manteles de colores, de material plástico en lugar de tela, supresión de candeleros. Sobra decir que la disposición querida por el Papa de Cruz de altar central con tres candeleros a cada lado es ignorada en casi la totalidad de parroquias.
  • Distribución de la sagrada Comunión a modo “”Self Service” en el que el propio fiel toma directamente la Sagrada Hostia del copón o la patena. Este abuso se cometía en la capilla del Centro Teológico, hoy Instituto Superior de Teología, ignoramos si se sigue produciendo.
  • Ministros extraordinarios de la Eucaristía que se han convertido en ministros ordinarios al distribuir la sagrada Comunión  sin concurrir ninguna causa extraordinaria.
  • Trato irreverente de las Sagradas Formas, sobre todo, al purificar los Vasos Sagrados.
  • Más todo lo que la creatividad puede dar lugar, como llenar el altar de sopladeras por Pascua, cambiar “El Señor esté con vosotros” por “El Señor está con nosotros” cargándose de un plumazo la repuesta de los fieles al suprimir la alteridad, terminar la Misa con un aplauso como si acabase un función teatral, etc.

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: