Hecho histórico y muy significativo

17 05 2011

El pasado domingo, 15 de mayo, se produjo un hecho histórico:  Se ofició la Misa Tradicional, de forma solemne, en la Basílica de San Pedro del Vaticano, en el altar de la Cátedra de San Pedro.

Es un hecho histórico porque desde la reforma litúrgica conciliar no se había vuelto a oficiar la Forma Extraordinaria del Rito Romano,  de manera solemne,  en el templo más emblemático de la Cristiandad.

Tiempo atrás, en la Basílica de San Juan de Letrán también se celebró la Misa Tradicional y también solemnemente, oficiada por el Cardenal Prefecto de la Sgda. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. Cabe señalar, además del oficiante, que la Basílica de San Juan de Letrán es la catedral del obispo de Roma, o sea, del Papa.

Este proceder desde la Santa Sede responde bien al artículo 8.a. de la Instrucción Universae Ecclesiae, hecha pública el pasado viernes, fiesta de Nuestra Señora de Fátima.

Dice ese apartado que el Motu Propio Summorum Pontificum tiene como objetivo, entre otros:

“a) ofrecer a todos los fieles la Liturgia romana en el usus antiquior, considerada como un tesoro precioso que hay que conservar.”

Destacables son las palabras:

“Ofrecer”: Por lo que se va más allá de la demanda, petición o iniciativa de los fieles, expresada en el apartado 8.b.

“Todos los fieles”:  Por lo que no va dirigido sólo a los que expresamente pidan la Misa Tradicional. Además, hay que señalar que no dice fieles laicos, por lo que dentro de ese “todos los fieles” se incluye a los sacerdotes, que evidentemente son, antes que nada, fieles católicos.

“Tesoro precioso que hay que conservar.” : Uno de los motivos por los que hay que “ofrecer” y a “todos los fieles”.

En fin, el que quiera entender que entienda.


Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: