Ascensión del Señor

2 06 2011

Tres jueves tiene el año que brillan más que el sol:  Jueves Santo, Corpus Chisti y el día de la Ascensión. Hoy es uno de esos tres jueves. Cuarenta días tras las Resurrección celebramos  la fiesta de la Ascensión del Señor a las cielos.

En nuestra Catedral de Santa Ana una antiquísima tradición  tiene lugar en esta fiesta*, después de acabada la santa Misa  y mientras los canónigos cantan con el Santísimo expuesto, desciende una bella  lluvia de pétalos de flores desde la cúpula y cimborrio del templo catedralicio derramándose sobre Jesús Sacramentado custodiado en el ostensorio, singular y valiosísima obra original del orfebre cordobés Damián Castro, del siglo XVIII, al tiempo que un grupo de niños  ronda el altar y devuelve pétalos que vuelcan sobre el Santísimo Sacramento, en señal de gratitud. El obispo Codina expresó el significado de esta ceremonia con estas palabras:  Ascendens Christus in altum dedit dona hominibus (subiendo Cristo a lo alto envió bienes a los hombres).

* Desde que el Jueves de la Ascensión pasó a ser día laborable esta tradición de la lluvia floral se realiza al domigno siguiente.


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: