Cardenal Isidro Gomá y la Liturgia (I)

8 07 2011

La Liturgia como elemento de la apologética cristiana

Trascendencia del culto de la Iglesia

«Renán calculaba la grandeza de los dioses por el esplendor de los templos en que eran adorados; nosotros podemos medir la excelencia de las religiones por la grandeza, santidad y sabiduría del culto que en ellas se rinde a la divinidad. Ningún culto como el católico; ninguna liturgia comparable a la nuestra, no sólo por el elemento divino que en su fondo lleva, sino por la estupenda organización externa de todos sus factores y por el sello de divinidad con que se nos ofrece en su manifestación histórica. La Liturgia es una construcción humana, en cuanto Jesús no hizo más que depositar su germen en el seno de la Iglesia; su expansión y desarrollo es obra de hombres y de siglos. Pero no hubiesen los hombres puesto a la idea y al acto inicial del culto el maravilloso y secular comentario que es nuestra Liturgia, si no hubiese sido divino el fermento de la idea religiosa que le informa, si no hubiese sido divina, a lo menos en su acción general, la fuerza que le produjo.

Sube el valor de apología de nuestro culto si se atiende a su popularidad. La religión es cosa esencialmente práctica y universal; por lo mismo, las notas de su verdad, como el milagro y la profecía, como la rápida propagación del Cristianismo, como el heroísmo de los mártires y, añadimos, como el hecho prodigioso del culto, deben estar al alcance de toda inteligencia. Y el culto, dice Pascal, tal como lo entiende la religión católica, se adapta a todo pensamiento: una religión sólo externa sería más popular, pero no sería para la gente instruída; una religión puramente intelectual sería más proporcionada a los sabios, pero no serviría para el pueblo; sólo la religión católica, en que se juntan lo interior y lo exterior, es proporcionada a todos. En esta justa proporción de lo divino que se transparenta en lo humano, de lo humano que se eleva hasta la representación maravillosa de lo divino, sabios e ignorantes pueden hallar una razón de credibilidad, siendo el culto el indicador universal del sobrenaturalismo en el mundo. Decía el protestante Wohlfhart que basta entrar en uno de sus templos para perder la idea de Dios; nosotros decimos que basta la comprensión de la Liturgia que en los nuestros se celebra, no sólo para salvar la idea de Dios, sino para vindicar la verdad del sobrenaturalismo cristiano.»

Anuncios

Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: